isabel.gif

¿Quién dijo que el arte de la cocina es cosa de dos?

Si no lo dijo alguien más o menos conocido, lo digo yo ahora a la vista de esta improvisada receta caliente de Chocolate con churros que reproduzco directamente de la entrevista que le hace Isabel Preysler a George Clooney en el último ¡HOLA!

Para ponernos en situación, justo después de hablar del dolor de cumplir años, Isabel descubre la pasión compartida por los churros cuando George recuerda sus hazañas nocturnas en Madrid y Puerto Banús...

-       ¿Has visto cómo están las calles a las tres de madrugada?

-       Lo sé. Y luego salíamos, nos íbamos de allí al amanecer y nos tomábamos esas cosas con chocolate espeso, ¿cómo se llaman?

-       Churros con chocolate.

-       ¡Churros! Y nos bebíamos aquello y nos lo comíamos. Me encantaba, me encantaba.

-       Sí, pero con el chocolate muy espeso. Metes el churo y se queda de pie.

-       ¡Eso, se quedan de pie! Era estupendo....

 

¿Quién dijo el agua clara y el chocolate espeso?

Si no lo dijo Isabel (que no lo dijo por lo escrito), ni tampoco George (que de refranes castizos no debe andar sobrao)... 

¿Debería decirlo yo? Oiga usted, que si lo digo me espesan... ¡jé, jé, jé!


| | Comentarios (0) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 
¿Es Dylan el último artista del DadA? A la vista de sus lEtraS, ViVas, suRRealIstas, inextricables, lABeríntiCas, caSUalEs.... iRRepetIBLes.

¡¡¡¡¡Felicidades BOB por haberte negado siempre a dar explicaciones!!!!


| | Comentarios (0) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 
luis medina.jpg

Llevaba yo varios días pensando en volver a hablar de mi Carla, de nuestra Carla (Bruni), y al abrir el fabuloso número de ¡HOLA! de esta semana (sí, fabuloso creo que es el adjetivo clínico de la partida de quiosco en estos días de tanto OK! y pocas nueces) y llegar al escrutador reportaje sobre su visita oficial (digo SU visita porque, visto lo visto, el resto de actuantes de la comitiva oficial francesa, incluido monsieur Sarkozy, poco o nada pintaron en el sarao de Her Royal Majesty) parecía que era obligado comentar en profundidad (esta palabra también me gusta mucho) algunas fotos jugosas: la de la mamá de ella en carroza, la del beso caníbal, aterrador, de Mr. Brown, la del “abrazo protector del Presidente de la República saltándose el protocolo y enseñando esas alzas para subir al cielo, o el espléndido retrato goyesco de familia real (a lo Carlos IV y María Luisa de Parma) con la colección de cotorras feas y criticonas bajo el quicio de la puerta del salón. Pero no, unas cuantas páginas más allá me esperaba  una colección de fotos que, por su frescura y naturalidad (naturalidad viene muy al caso como verán), se rompe moldes en eso que nuestros padres decían periodismo gráfico y ahora nosotros (con menos estilo, ¡que duda cabe!) damos en llamar fotos robadas (o sin robar, que ya se sabe…).

Pues sí, tras de este prolegómeno más largo de los que la teoría del blog aconseja (¡no les parece increíble que algunos se empeñen en poner alambradas al scroll!), paso a hablar brevemente (ahora sí, aunque sólo sea por llevar la contraria a quien sea) de esa colección protagonizada por Luis Medina y su mascota: un cachorro de teckel a la que no le gusta pasear: a su dueño sí, como sabemos muy bien por el ¡HOLA!

– Bonito palmito el de Luis con su levita new Príncipe de Gales sobre look estudiado-casual del que cabe destacar el cinturón  étnico, '¡salvaje!' (pág. 170). Este último detalle lo destacó mi mujer: ¿en qué estaría pensando?”.

– Momento esquina: a solas los dos. Luis intenta avanzar, pero… el can hembra se resiste (aquí Cheleles, mi jefa, se parte de risa: "igualico  que mi teckel", dice): “¿Todavía no te has enterado de que no me gustan tus paseítos. Tira, tira, que yo ni me inmuto”. Y en esto se acerca un viandante chico (“¡qué pesao el tío!”) y va le hace una carantoña con el dedito índice. (pág. 171). “Hasta luego… Lucas”.

– Entonces (pág. 172) va y llega una chica (“esto es otra cosa”) con aspecto de estudiante de empresariales o similar: los cariñitos (de ella) son ahora en el mofletillo del animal. Luis observa la escena complacido pero la cosa no va más allá de un breve intercambio de sonrisas y ronroneos ad hoc.

– El paseo continúa (pág. 173) y el cachorro parece resignado: se le ve serio, con cara de pocos amigos. Otra admiradora tras la esquina: “¡Qué mono! ¿Cómo se llama? (de este asunto no tenemos asunto) ¿Puedo cogerlo?”, dice la chica. “Bueno… el caso es que tengo un poquito de prisa”, parece responder Luis. "Otro día…” “¡Menuda suerte tiene la tía, exclama francamente excitada mi compañera de mesa (Marina). ¡Qué guapo…!”, suspira. Acto seguido, del otro lado de la redacción, se oye claro y alto tras un muro de cristal: “Pues cuando era mi vecino, un día le dejé las llaves del cuarto oscuro del contador… Y te aseguro que no es para tanto” (es la voz de Steffi, que tiene mucho mundo).

– Última parada (pág. 174): “Las fans se arremolinan” se lee en un sumario. “Qué lata…, ni pipí le han dejado hacer a la pobre. La cojo en brazos y me vuelvo a casa”. La fregona le espera. “No sé yo si esto del cachorro ha sido una buena idea”, piensa él. “¡Va listo mi amo si piensa que voy a hacer mis necesidades en público, con tanto fotógrafo a ras de suelo! Lo que tiene que hacer es comprarme un baño portátil en Pet-à-Porter". Pausa publicitaria y fin de recorrido.  

 

| | Comentarios (0) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 
carla.gif

La semana pasada, con motivo del debut de Carla Bruni como Primera Dama de Francia en el marco de la recepción de los familiares de Ingrid Betancourt, ya pudimos observar que el tic recurrente de la modelo italiana de llevarse las extremidades superiores a cualquier parte, incluida la más impropia, era para tomar buena nota la foto en la que se la veía con las manitas en posición de descanso en plena recepción oficial y con la mirada clavada en el objetivo del fotógrafo. Su actitud delataba un afán de protagonismo más propio de una top jubilada que de un precioso jarrón italiano de flores recién adquirido en la boutique más cara de París. La clave la teníamos delante, pero ver más allá de nuestras narices no era tan fácil.

¿Cómo imaginar que en apenas una semana se iba a producir el despegue de tan frágil anatomía? El tiempo, que a todos nos pone en nuestro sitio, determinó que en apenas una semana la siguiente entrega de los bonitos juegos de manos fuese digna de un despegue en toda regla: su primera Cena de Gala en el Elíseo, páginas 6 a 20 del ¡HOLA! de esta semana, nos ha dejado patidifusos (ya tenía yo ganas de escribir esta sonora palabreja: “Gracias, Carla”). Escrito lo cual, ahí va  mi análisis formal del síndrome de la top prestidigitadora, trilera o similar:

- ¡Menudo vuelo racheado el del brazo izquierdo señalando… ¿qué?! Ya sé, sus dos (últimos) bolsos de marca: “El del sillón es de Hermès, por si no lo sabía usted” Dice o parece que ídem (pág. 7).

- Fascina el estilo de agarrar el móvil como si lo estuviese mimetizando: “¡Allo, allo!…, oui, oui…, ça va, ça va bien ? (“¿repito o cuelgo?”, se percibe entre líneas) (pág. 9).

- Ahora escribe al dictado con móvil virtual de mano izquierda: “¿Cómo córcholis (adjetivo suavizado del hablar explícito y soez que, dicen, solía usar) le digo a ésta que no la puedo sentar al lado de….? (pág. 11).

- Hambre, hay hambre: “¡Cuántos cocineros para un solo plato! ¡Qué rico guiso!”, comiéndose un padrastro de aperitivo coqueto (pág. 12).

- Dedo mediano (indiscreto) en cuello: “¿No me estoy enterando de nada con tanto sitting protocolario… Pongo cara de sota y le dejo hablar. Si lo sé me quedo en la cocina. ¡Tengo que hablar con Sarko: te despedimos por feo, insulso, sin un pelo de glamour! (pág. 13).

- Mano en quicio de la puerta: Este es mi lado bueno, ¡dispara ya que me ha dado un tirón en el metacarpio izquierdo (“¡yo soy muy de izquierdas de toda la vida”!) (pág. 14).

- Brilla-brilla:“El que no repare en la perla y los brillantes en cascada se queda sin postre” (con tres dedos y uno recogido). (pág. 16).

- Saluda de invitados: ¿Qué le trae por aquí, señora Fillon? (esposa del primer ministro)” (“¡cómo me siga apretando así me lesiona y luego qué hago?) (pág. 17).


La semana que viene más juegos de manos, si Carla quiere (que querrá).

| | Comentarios (0) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 
jesulines.gif

Releo y reveo en la página 52 del ¡HOLA! de esta semana la foto carnavalesca (sin el correspondiente permiso de Doña Cuaresma) que ilustra la noticia de la “sorprendente” participación de Víctor y Carmen Janeiro en la expo inaugural del Campeonato de Europa de Baile de Torremolinos. Hecho lo cual, solicito ayuda (des)interesada para discernir-entre-lo-im-propio-de-la-dis-torsión-i(r)-real-izable [tanto monta, monta tanto, ¿verdad monines?].


Ella (des)viste:
· Traje de baile complejo, con chaqueta-abrigo-de-cola. “La entelequia de la prenda de vestir”, apunta mi colega Steffi M. (¡es lista como las propias listas!). “De tropezonzón”, respondo.
· Estampado deco-cutre-lux: digno de mi tabla de panchar o, mejor aún, de la bolsa del pan de mi abuela Pepita (¡qué gran mujer!, insisto).
· Diadema de tres pisos de planta plaza de toros. ¡Si es de Todo a 0,09! Anoto posible confusión con soporte jabonero de a litro y medio de la bañera de Christine G. (otra perspizaz compañera de oficina y aguda analista rositóliga por la Universidad de Manchuria Exterior).
· Re-joyas de estilo (¡pero eso qué éh lo que éh!) (des)coordinado-caní. Ojo con los lóbulos pinjantes: peso-en-ex-ceso.  Advierto peligro moderado de desgarramientos.
· Atentos a las ballenas del corsé: sugieren una concentración de pliegues de marca mayor.
. Sonrisa: botox sin retoque. Gusta, pero no entusiasma.

El tra(viste):
· Careto fungo-torero a lo Raúl (atentos al giro de cabeza picantón y al peinado-con-re-peinado).
· Guantes tres tallas superiores de blanco nuclear increíblemente coordinado (¡otra vez!, “¡qué pereza, Ñoras, Ñores”) con el pantalón de camarero-de-corte-y-confección. ¿Cómo se logra eso?, digo por decir (el mío es de caracolillos)…
· Chaqueta petrolera altamente inflamable: Brent-de-a-104-$-el-barril (cotización del día). Se recomienda extintor al primer chispazo.
· Cierre de auto-máticos-mal-cosidos: véase la disconformidad de encuentros telares al nivel de la pantorrilla alta (léase entrepuerta).
· Otro cortocircuito visual de juzgado de guardia: “¿navegas o desfilas?, marinerito de mi amor” (esto es de una canción cubana que me cantó Cristina Y. esta misma mañana en-la-cocina-de-lectura-de-la-ofi. Pasa (digo, corre) Javier R., que tiene su muscha tela andalusí, y remata en alto: “Igualito que yo mismo en la primera comunión”. Así fue.
 · Zapatos: aquí se quedó escaso de volumen (justo al contrario que la diadema). “Ni pies ni cabeza”, remata Marina C. desde su ordenador.

Estas atribuladas reflexiones se resumen en una:

· ¡Si Pin y Pon levantasen la cabeza!

| | Comentarios (4) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

Es innegable que para darse un buen atracón entre amigos cualquier pretexto es bueno. Pero una cosa es ponerte morado de lo que más te gusta –cochinillo u otras hierbas– con quién más te gusta y otra muy distinta intentar venderte lo más obvio de la carta de carnes, lo que ya sabías por tradición y oficio oral, como una nueva verdad avalada por nada menos que 35+40 catadores reunidos en dos tandas por iniciativa de un grupo de investigadores de la Universidad de Extremadura con más ganas de ponerse las botas que de investigar en serio.
Todo esto viene a propósito de la sentada que realizó hace justamente un año el grupo de morrosos catadores que decía, y que ha tenido que ser repetida el martes pasado “en aras del rigor científico”, como reza la noticia del acto resumida en un titular que no deja lugar a dudas:

“El cochinillo ibérico criado en libertad sabe mejor”.


“¡Esto es jauja!”, exclamó el mesonero tras leerla a los comensales. “Se lo voy a contar ahora mismo  al señor cura”, respondió un espontáneo vestido de gris marengo desde la mesa de enfrente. “Elemental, mi querido carnívoro” , ironizó el camarero mientras me servía el último bocado de la fuente de cochinillo (“de crianza, oiga usted”) que me he regalado hace un par de horas como homenaje a mi agudeza (“no se te escapa una”, me decía mi abuela Pepita –¡bendita sea su memoria!– y yo venga a comer pulpo de roca a la gallega….) a la hora de destripar sabores.
Luego, a la hora del café, Carlitos De Diego (el mesonero que decía) sentenció que si para hacer ese descubrimiento tenían que reunirse tantos catadores ante tres clases de cochinillo (“uno del que vive y come a su bola”, “otro criado en régimen de cámping –sic–” y “un tercero del pensionado en cochiquera”), él se ofrecía ipso facto a hacer una demostración pública a los del Niu Yor Times en la Plaza Mayor sobre las “desconocidas virtudes gustativas de la trucha salvaje (cuando Carlitos las lleva en la carta sus clientes bucean en el plato como heliogábalos en acción) en comparación a las de esas otras que comen pollo a la fuerza, o peor aún: raspa de prima hermana liofilizada o similar. “Sólo me quedaría mi querido Manolo –me susurró al oído mientras me servía otro copazo de aguardiente– contactar con esa Universidad de sabios para que no me tachen de oportunista”. “Tú sin miedo –le dije antes de pagar la cuenta–, tú pégales un telefonazo y diles que tienes un río de truchas ibéricas para que vayan refinando el paladar”.  

Aporto prueba documental de la óptima preparación física que demuestra el cochino en cuestión... 

 

| | Comentarios (3) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

“Para los extraterrestres con amor” ha  venido a decir Paul McCartney al ver que Across the Universe, la irónica canción que compuso hace 40 años junto a John Lennon tras su frustrante visita a la India, ha cobrado, al fin, un sentido universal. Los científicos de la NASA que han proyectado su canción vía mp3 hacia la estrella Polar, situada a 431 años luz de la tierra, parecen también optimistas y aseguran que los polarianos o “similar” (así les dicen en el pub más polariano de mi barrio) no sólo van a saber descargar el dichoso formato sin tener que ir al Carrefour, sino que también van a saber captar el mensaje de la letra en cuestión sin entrar en crisis existencial:

“Las palabras surgen a raudales como una lluvia infinita en un vaso de papel
Se deslizan al pasar
Desaparecen a través del universo
Charcos de tristeza, olas de alegría flotan en mi mente abierta
Poseyéndome y acariciándome
Jai Guru De Va Om
Nada cambiará mi mundo
Nada cambiará mi mundo
Imágenes de luz encima bañando ante mí como un millón de ojos
Que me llaman y me llaman a través del universo
Pensamientos serpenteando como un viento inquieto en un buzón
Tambaleándose ciegamente en su camino a través del universo
Jai Guru De Va Om
Nada cambiará mi mundo
Nada cambiará mi mundo
Sonidos de risas y sombras de tierra rezuman en mi vista abierta
Incitándome e invitándome
Un amor imperecedero y sin límites brilla a mí alrededor como un millón de soles
Llamándome y llamándome a través del universo
Jai Guru De Va Om
Nada cambiará mi mundo
Nada cambiará mi mundo”.

Tendría gracia que la primera noticia que tengan allá lejos de nuestra insignificante existencia haga alusión a aquel desilusionante viaje de los Beatles hasta el altar del Maharishi Mahesh Yoghi, el gurú más poco espiritual de la historia del pop meditabundo–sólo George Harrison cayó en las redes de un terrícola que se mostró, cuentan las crónicas, mucho más interesado por las compañías femeninas del grupo que por la espiritualidad trascendental del momento– y que, en consecuencia, les quitemos las ganas de contestar o peor aún, de venir a visitarnos, que es de lo que se trata. Yoko Ono, que de espiritualidad nunca ha andado sobrada, no es de esta opinión y asegura que ve la iniciativa como “el comienzo de una nueva era en la que nos comunicaremos con miles de millones de planetas en todo el Universo” ¡¡¡¡¡¡Anda yá!!!!!!, que dirían también en ese pub oscuro donde suelo meditar, o “similar”

| | Comentarios (7) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

“Never Ending Tour", la gira universal que Bob Dylan inició allá por el año 1988, ya tiene algunas fechas españolas para este verano: 25 de julio en Pamplona, 12 de julio en Ávila… En total, serán 14 conciertos para enamorarse con-él-de-él que dejan todavía la puerta abierta a que los que no hayan tenido aún la oportunidad de disfrutar de su música en vivo o bien no estén todavía satisfechos con las veces que le hayan visto en directo (yo tengo guardadas 10 entradas suyas: la última fechada en Berlín el pasado mayo, que dan fe de mi condición de fan incurable) puedan seguir soñando con ver cumplida aquella máxima dylaniana de eterno vagabundaje que asegura que no hay que preocuparse por las expectativas geográficas: “Si no has visto a Dylan in person no te preocupes, porque algún día de estos tocará en tu pueblo”.

 

 


| | Comentarios (2) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

Si aquél famoso beso parisino inmortalizado en 1950 por la cámara de Robert Doisneau ha pasado a la historia de la fotografía por su casualidad y frescura, éste que van a ver de tres intensos minutos, protagonizado por una pareja apasionada de novios chinos en el metro de Shangai, tiene todo el aspecto de convertirse en breve en un clásico del cine cómico contemporáneo: observen la pasión del primer impulso, sigan el ritmo frenético de la secuencia de arranques y frenadas, sean testigos del drama de la forzosa separación en primera línea de máquinas canceladoras, admiren también el empeño y profesionalidad contrastada del chico y de paso la cómica paciencia de la muchacha, que le rechaza y abraza una y otra vez con una coquetería que lo dice todo…

En suma, disfruten del mayor espectáculo del mundo: el del amor en directo (Internet está que arde con más de 350.000 visitas desde el pasado 13 de enero, el día de autos), y sean solidarios: alégrense de que los abogados consigan para los novios, por sus innegables derechos de autor, lo que es de los novios; no vaya a ser que cuando consigan ver un yen sean viejos, muy viejos, y ya casi ni se acuerden el uno del otro, como les sucedió a Françoise Bornet y Jacques Carteaud, los novios de Doisneau.

| | Comentarios (0) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

madeleine3a.jpg madeleine1a.jpg

 

¿A qué viene a estas alturas del caso, cuando el tiempo juega a favor del criminal o criminales, hacer público el retrato robot del presunto secuestrador de Maddeleine McCann?

Las dos imagenes presentadas ahora en Barcelona por una agencia española de detectives privados contratada por los McCann nos presentan a un hombre, entre 38 y 45 años con características faciales muy marcadas, sobre todo por el detalle de los pronunciados dientes de conejo. Ambas están inspiradas en las declaraciones de los únicos testigos que pueden relacionar a Maddeleine con un extraño: Jane Tarner (amiga de los McCann) habría visto a la niña la misma noche de su desaparición en brazos de un hombre del que sólo pudo distinguir su perfil; y Gail Cooper, una turista de 50 años, dice que vio por tres veces, entre el 20 y el 22 de abril (Maddie desapareció el 3 de mayo), a un merodeador por los alrededores de Praia da Luz, con el que incluso llegó a tener una extraña conversación que le infundió sospechas a la puerta de su apartamento.

¿Por qué no se hicieron públicos estos u otros retratos del sospechoso en su momento, en paralelo a la publicación del cartel con el “Se busca” de la niña, por ejemplo? No digo que el resultado hubiese sido otro. ¿O quizá sí? Una vez más, la sombra de una duda planea sobre el desarrollo de un caso “mal gestionado” desde el principio por la policía portuguesa (no lo digo yo, lo ha dicho Scotland Yard),  y que, si algo ha tenido de positivo, es el haber puesto a la opinión pública en estado de alarma permanente: ¡¡¡¡No más Maddies!!!! ¡¡¡¡No más Jeremis!!!! ¡¡¡No más Mary Luces!!!!! ¡¡¡¡Más prevención por parte de las autoridades políticas y judiciales, más profesionalidad en las investigaciones y reflejos en las actuaciones policiales!!!! Y, sobre todo, llegado el caso: ¡¡¡¡¡Menos incongruencias, por favor!!!

| | Comentarios (3) | TrackBacks (0)
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

Publicidad

Publicidad