Resultado de etiquetas “botox” de Be Beauty

La noticia se ha despertado tras la observación del Dr Ourian publicada en el diario SUN el 29 de junio de este año. El Dr Simon Ourian trataba a su madre, que padecía fuertes jaquecas, en el cuero cabelludo. Con el tiempo observó un llamativo crecimiento del pelo. Probó posteriormente el tratamiento en otros pacientes afectados por calvicie y también apreció un importante crecimiento del pelo.

Se sabe que el BOTOX tiene un efecto vasodilatador y muchos piensan que en incremento en el riego sanguíneo favorece el crecimiento del pelo. No obstante, muchos dermatólogos pensamos que el crecimiento del pelo en el cuero cabelludo está casi exclusivamente regulado por hormonas sexuales.

No sé que pensar, pero como poco hay que estar alerta y seguir de cerca las noticias que surjan en torno a este asunto.

|
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

Es un tema polémico sobre el que los médicos discutimos y no nos ponemos de acuerdo, como en tantas ocasiones. Hay pacientes que después de varias sesiones de tratamientos cuentan que el 'Botox' ya no 'les hace el mismo efecto'. Algunos médicos responden: 'usted se ha hecho alérgica al Botox: fabrica anticuerpos y los tratamientos ya no le funcionan'. Otros facultativos comentan: 'Eso es imposible: no existen descritos anticuerpos frente al Botox'.  Voy a compartir mi opinión al respecto.

La neurotoxina del botulismo es una proteína. Entre los médicos sabemos que, prácticamente, sólo las proteínas despiertan reacciones inmunológicas que neutralizan esa determinada sustancia o nos hace alérgicos a ella. Por  ello, la posibilidad teórica de hacernos inmunes al 'Botox' es real. No obstante, la cantidad de proteína de 'Botox' que lleva un envase, del que se usa sólo una fracción, es irrisoria: 5 nanogramos. Cuando miramos uno de estos envases lo vemos vacío. El médico que inyecta Botox suele diluir esa pequeña cantidad de polvito blanco depositado en la pared del envase de cristal en suero fisiológico o agua de inyectar. Incluso ese polvillo blanco es la sal junto con la que está mezclada esta pequeñísima cantidad de neurotoxina. Cada envase contiene 1 parte de la toxina por cada millón de partes de sal.

En segundo lugar, existe experiencia en 'resistencias' al 'botox': en una relación de 326 pacientes con distonía muscular, 4 habían dejado de 'responder' al tratamiento. Si observamos con detenimiento los detalles, los pacientes habían recibido una media de entre 143 y 210 unidades de 'botox', cuando lo habitual en dermatología estética es emplear menos de 40. Llevaban acumuladas 9 sesiones con un total de 1600 unidades internacionales de 'Botox'. No es el único trabajo de este tipo. En Mayo del año pasado se volvió a publicar un estudio en 25 pacientes tratados de esfínter hipertónico de vejiga. 8 de estos pacientes dejaron de responder a las dosis usuales. Subiendo la dosis, 5 volvieron a responder a 'Botox'.

En el tratamiento de arrugas, no se han podido constatar casos de resistencia. Seguramente el motivo es la dosis tan baja que se aplica de 'Botox'. No obstante, habiendo pacientes que manifiestan no responder al tratamiento con las dosis habituales, es plausible que algunos de éstos comiencen a sintetizar anticuerpos. Subir la dosis resuelve el problema.

En mi opinión, la mayoría de los casos de 'resistencia' se debe a un problema en la aplicación del 'botox', pero me inclino a pensar que algunos de estos pacientes han desarrollado anticuerpos y son, en realidad, 'resistentes'. Sólo existe en animal que de forma natural es resistente al 'Botox': el Quahong, un tipo de ostra en el pacífico.

|
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?
 

Hace unos meses saltó a la luz pública un estudio en el que se confirmaba cómo el 'Botox' puede alcanzar el sistema nervioso central (SNC). Siendo el cerebro sólo una parte del SNC, es importante tenerlo en cuenta para entender lo que se publicó, sus implicaciones y la repercusión que este estudio ha tenido.

El mensaje que llegó al público general sonaba peligroso. Imaginamos un paciente siendo tratado con 'Botox' para las arrugas faciales o del sudor excesivo de las manos y viajando este 'Botox' desde estos lugares hasta la cabeza. Sin embargo, este hecho sólo es ficción y conviene leer atentamente el artículo en el que se basa toda esta historia.

El estudio ha sido realizado por un equipo dirigido por el Dr Antonucci, en el Instituto de Neurociencias del consejo nacional de investigación de Pisa. En concreto el estudio se titula "efectos retrógrados a larga distancia de la neurotoxina botulínica" y fue publicado en el 'Journal of Neurosciences' hace un año exactamente.

En este estudio se inyectaba el Botox en el hipocampo de varias ratas. Días después se analizó el cerebro y se observó la neurotoxina en este nivel. Para los que no somos neurólogos conviene señalar que el hipocampo es una región del sistema nervioso central, siendo el cerebro otra. Lo que probablemente representa este estudio es que las neuronas del hipocampo, en la base del sistema nervioso central, captan el 'botox' y lo mueve por dentro de su cuerpo hasta regiones más altas en el sistema nervioso central. El estudio no ha demostrado que el 'botox' pueda saltar de una neurona a otra. Por eso, sería imposible encontrar 'botox' en el cerebro si fuese inyectado en la piel de la cara, de las axilas o de las manos.

Podemos estar tranquilos porque, aún pareciendo que el 'botox' no es enviado a nuestro cerebro, se está estudiando el efecto positivo que pudiera tener como fármaco para el tratamiento de trastornos del comportamiento.

El espectro de acción del 'botox' llega a ser tan grande, tratando arrugas, sudor excesivo, espasticidad muscular, dolores de cabeza, trastornos de la micción, que convierte a esta sustancia en una de las grandes revoluciones farmacológicas del siglo XX.

 

 

|
  • Compartir:
  • Añadir a del.icio.us
  • Compartir en twitter
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati


¿Qué es esto?